Mejorar el estado de ánimo en pacientes con demencia senil

Según el más reciente informe publicado por la OMS en abril del 2016, en el mundo entero hay unos 47,5 millones de personas que padecen demencia senil, y cada año se registran 7,7 millones de nuevos casos, por lo que no es difícil encontrar en nuestro entorno personas que actualmente estén padeciendo este síndrome, sin embargo, hay muchas interrogantes. Existen diversas formas en las que el cuidador y familia, pueden participar activamente para mejorar su estado de ánimo durante el tratamiento.
Para comenzar, uno de los errores más constantes  que surgen en torno a esto es confundir el Alzheimer con la demencia senil, pues la demencia senil es un síndrome que produce la incapacidad progresiva de las facultades mentales de un individuo, y la enfermedad del Alzheimer es una de sus principales causas, de hecho, acapara entre el 60 y 70 por ciento de los casos, por lo que una persona con demencia senil no necesariamente sufre de Alzheimer. Existen patologías o condiciones particulares que desencadenan esta condición, para ello se recomienda que el paciente asista a un geriatra de confianza para detectar y tratar cualquiera que sea la afectación.
Tratamiento para el paciente.
Una vez que el paciente es diagnosticado con demencia senil, además del tratamiento y recomendaciones del especialista, existen actividades que la familia o compañeros de entorno deben incluir en su trato y convivencia, a fin de mejorar su estado de ánimo y estabilidad emocional, ya que casi todos los casos de demencia senil no tratados desencadenan un efecto común: DEPRESIÓN.
Con información levantada de especialistas en el estudio de enfermedades degenerativas, y algunas de las cuidadoras de Tu Cuidador Express, se consideran las siguientes actividades como las más importantes:
·         Higiene personal y aseo: bien sea por olvido o tristeza, es importante dar seguimiento al baño diario del adulto, ya que aunque no deseen hacerlo y parezca algo irrelevante, esto apalanca su desanimo. Por el contrario, una vez logradas las tareas de baño, cepillado y muda de ropa, se generan efectos revitalizadores que van desde la relajación a la satisfacción de haber cumplido una meta más en su rutina diaria. Importante: de acuerdo al estado o independencia del paciente, se recomienda realizar esta tarea en compañía, y considerando aspectos como, iluminación, piso antiresbalante, temperatura, entre otras.
·       Meriendas: Además de la sana alimentación y estado nutricional de acuerdo a los valores clínicos del paciente, sería ideal conocer a detalle sobre sus alimentos favoritos, a fin de suministrar meriendas que ayuden a acelerar su metabolismo y regalar varios momentos de placer, que cualquier persona experimenta mientras degusta un denominado »antojo«.
·         Ejercicio: se debe tener mucho cuidado cuando se menciona el término ejercicio, ya que existen publicaciones acerca de rutinas de ejercicio para la tercera edad, que lejos de sumar, pueden generar lesiones, fatiga y actitudes violentas por el hecho de sugerir actividades no deseadas. Cuidadores certificados afirman que con tan solo una caminata de 10 minutos, el paciente experimenta libertad, compañía, a la vez de socializar, oxigenar y mantener activo su organismo.
·     Sueño y descanso: Antes de administrar dosis de medicamentos para concebir el sueño, se han logrado resultados positivos cuando el acompañante dedica tiempo para conversar en la cama, leer, o ponerles música de relajación y técnicas de meditación que terminan cediendo con el sueño, que aunque suele ser liviano, aporta un poco de descanso imprescindible para frenar el avance de la enfermedad.
·         Destreza mental: prácticas como cartas, dominó, ajedrez, adivinanzas, tejer, entre otras, son las actividades más aceptadas y solicitadas por los cuidadores, en las que además de aportar entretenimiento, ponen en práctica su funcionamiento intelectual, ¡ni hablar de la satisfacción personal que experimentan cuando es el paciente quien vence a su oponente!
Estas son solo algunas de las maneras en las que se puede ayudar al paciente a mantener conciencia y estabilidad emocional durante la etapa de observación. Finalmente, la ausencia de miembros de su grupo familiar para estas actividades, debe ser cubierta por cuidadores responsables y capacitados, que logren sumar y aportar en la invaluable labor que representa regalar calidad de vida a personas con demencia senil, a través de atención responsable y humana.
Creado por: Lcda. Jessica Montero
Con información de:
Centro de Capacitación Tu Cuidador Express
OMS
Universidad pública de Navarra

DM Medicina

Recibe noticias, ofertas, e información de interés para ti. Deseo suscribirme